Buscar
  • erubioaliaga

#0. NOTAS DEL AUTOR





La farsa es descrita como una obra dramática caracterizada por ser desarreglada, de carácter chabacano y grotesco, junto a la figura del farsante, quien se hace pasar por quien no es para sacar algún tipo de provecho. Aún así la historia presentada a continuación más bien nos viene a indicar que la realidad es una farsa en sí, la cual juega de manera extravagante con nuestras vidas sin la posibilidad de conducirnos hacia un objetivo estático, a través de un sinfín de experiencias joviales o en muchas ocasiones tristes a lo largo del recorrido de nuestra existencia.


Nos encontramos en la última década del siglo XVI donde una interminable historiografía nos sitúa en unos dominios donde antaño se decía que nunca se ponía el sol, los últimos suspiros de la España de Felipe II. Tesifonte curtido desde hace más de una década como un valeroso soldado de los tercios en el norte de Italia y Flandes es el portador de unas botas maltrechas que pasearon durante años los campos de batalla de toda la Europa Central. Su curiosidad y animadversión al perverso mundo donde se forjó lo conducirán a la desestructuración de su vida tal y como la había contemplando hasta el punto de perturbarlo, pero indudablemente los recuerdos y su antigua vida nunca se marcharán.


El punto central se encuentra en el corazón del Común de La Mancha, años atrás de la publicación de la obra más universal del castellano como fue El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha. Una tierra codiciada en tiempos de La Reconquista, pero muy olvidada si no fuese por el relato proporcionado por las artes en la memoria de dichas poblaciones. Un compendio de enredos nobiliarios pondrá en jaque a las principales familias de la comarca por una serie de asesinatos y una exótica joya de por medio, en el lugar de nacimiento del protagonista y al que parece acompañar una mala dicha como fantasma llegado de medianoche. Un libro donde se conocerán los aspectos sociales, datos históricos contrastados y una visión profunda de la vida y psicológica de la época. Se mezclarán aventuras, acción, pasiones que no solo nos acercará más al pasado y las tradiciones, sino que nos introducirá en una conjura llena de muerte, amor, y hazañas permitiéndonos gozar de un contexto deseable.


Este escrito bebe de la tradición de obras cumbre de la literatura castellana y, más concretamente de la novela picaresca como son El Lazarillo de Tormes de autoría desconocida o La Vida del Buscón de Francisco de Quevedo, así como más de una veintena de ejemplos de una gloriosa época para las Artes y las Letras como fue el Siglo de Oro con personalidades como Lope de Vega, Calderón de la Barca, Velázquez, Juan de Herrera, Zurbarán, Juan Luis de Vives, entre un sinfín de interminables autores que enriquecieron la cultura de la que gozamos hoy en día. Junto a ello, es necesario citar la hibridación literaria con una narrativa más actual y la transmisión de valores de la cinematografía historicista española más contemporánea.


La farsa de Tesifonte no es una novela a lo común, estanca ni lineal, alejada de esos libros cerrados y fríos. Hablamos de algo más cercano a un mundo actual, cambiante y dinámico, donde es difícil que nos cuenten lo que queremos saber o como encontrar esa chispa que encienda nuestro cerebro y lo haga funcionar. Es por ello que esta novela nace como un laboratorio de experimentación literaria. Una historia con un principio y final, un camino trazado en la creación del nudo, aunque fundamentalmente utiliza como metodología la doble pantalla, una manera de jugar con el lector para acomodar a este último en su universo literario pero, a la vez, la figura del escritor no solo busque manejarlo sino encontrar nuevos horizontes creativos y argumentativos para hacer una novela que atraiga hasta quien, en plena era de la digitalización, desgraciadamente cambie la página entintada por la pantalla sin valores ni razonamiento alguno.


Esta configuración debería percibirse como un verdadero juego de rol. En este sentido la otra persona que permanece tras la atenta mirada de las líneas, como mero espectador, vigilante ante los supuestos acontecimientos de los personajes y enredos, ha de proporcionársele una mayor atención. Una novela ha de ser considerada como la manera de cautivar a quien lee a través de una historia que despierte sus inquietudes más ocultas, sentimientos que hibernan esperando el cómo, por qué y cuando algo nos saque lo más hondo para volver a vivirlas con entusiasmo. Sin duda es el trabajo o, al menos, la aspiración de cualquier escritor que se precie. El prosista nunca ha de caer en el desatino de narrar a gusto de nadie ni lo esperado de la trama, mucho menos el final que ha acontecer a una narración, sino que es el mínimo esperable para que el lector entienda el transcurso, la psicología de los personajes y se zambulla de lleno en la caracterización o la ambientación del mundo mostrado a quien ha hecho el esfuerzo de imaginar unos hechos de la nada. Por ello, estamos ante un escrito por entregas que, sin duda, tendrá libro físico, ampliado, ilustrado y preciso con una calidad cuidada y adecuada al tipo de género y la intención del autor con su lector. Las andanzas de Tesifonte nos llevan a replanteamientos más actuales de que es la literatura, sus objetivos y el razonamiento del fundamento creador que nos ilumine el camino de una historia increíble porque la condición de un libro hoy en día es un aspecto inviolable y enriquecedor del proceso del saber.


Como último aspecto a tratar en estas líneas, es la gran contribución que esta obra pretenda dar, no solo al aspecto literario sino al de una visión fidedigna de un mundo poco estudiado en la sociedad, costumbres, así como unas perspectiva de todo el amplio espectro como era la economía, política y las relaciones de interdependencia en La Mancha, con el fin de reconstruir un territorio desconocido en los últimos años del siglo XVI y así evitar una desviación basada en anacronismos o falta de información sobre aspectos históricos a través de una novela de aventuras, al puro estilo picaresco, repleta de intrigas.





SIGUIENTE CAPÍTULO - ANTERIOR CAPÍTULO





Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del “Copyright”, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, el cobro por su lectura por personas ajenas a la editorial o autor, así como a la usurpación de la identidad editorial o autor



Edita:



#LaFarsadeTesifonte

#EduardoRubioAliaga

#Notasdeautor

#ColecciónDigital


20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo